LogoFaro500

Menu

Allegro molto vivace Destacado

Allegro molto vivace

La velocidad es una magnitud física que expresa la distancia recorrida de un objeto por unidad de tiempo. A veces, es importante ser veloz. En otras ocasiones, conviene la pausa, la reflexión e incluso el distanciamiento, si se me permite el uso del término brechtiano. Pero cuando la constante de la velocidad se ejecuta con control, llegamos a buen puerto. Justamente lo que podemos comprobar en la evolución progresiva de la Orquesta Joven Ciudad de Chiclana (OJCC), que volvió a las tablas del Teatro Moderno tras anteriores incursiones y salió de allí sin defraudar y con la vívida sensación de que cada paso que dan en su crecimiento es exageradamente beneficioso.

Jes√ļs Rivera sabe conjugar el talento con el cari√Īo. Su labor al frente de la OJCC no es meramente la de un director musical al uso. Es experto en aplicar el m√©todo pedag√≥gico sumado a un doble cari√Īo: a su trabajo y a sus compa√Īeros de orquesta, que se ven mimados y respetados por un director que los lleva con paso seguro sobre la senda del triunfo.

El repertorio que nos depar√≥ la orquesta el pasado viernes sigui√≥ indagando en esa experimentaci√≥n que mezcla lo cl√°sico con lo popular con el denominador com√ļn de la b√ļsqueda de la excelencia. Excepcional arranque con una pieza poco conocida de Gustav Holst. Su¬†Suite Saint Paul¬†son√≥ rotunda y medida en las cuerdas de la joven orquesta, siendo un aperitivo que se degustaba con fruici√≥n y alegr√≠a. Prueba de lo selecto del repertorio es la visita que los m√ļsicos hicieron por la¬†Danza H√ļngara¬†de Brahms pero en su¬†Primer Movimiento, que aunque conocido, no es el¬†hit¬†que todos conocemos. Paulatinamente fueron acompas√°ndose los ejecutantes en una prueba final de la realidad en la que se ha convertido este grupo. La primera parte del concierto qued√≥ clausurada con la obertura de¬†El barbero de Sevilla, de Rossini, que demostr√≥ las grandes posibilidades que tiene la OJCC de convertirse en una sinf√≥nica de importancia a poco que tenga m√°s apoyo p√ļblico y que siga con su labor captadora de talentos.

Y es que talento no falta. Para prueba, dos botones. Sendos componentes de la orquesta (Mario Cabeza de Vaca y Blas G√≥mez), aportaron al repertorio dos obras originales.¬†Traves√≠a del Argo¬†y¬†Fantas√≠a¬†empatizaron con el respetable puesto que estamos ante dos piezas cortas pero de una madurez inusitada. Dos trabajos que enlazan perfectamente con las destrezas que muestran estos m√ļsicos y que publicitan que esta OJCC tiene a√ļn tesoros escondidos que mostrar.

Una parte m√°s popular y cinematogr√°fica cerr√≥ (a falta de los bises, muy l√ļdicos y entregados), el recital: soberbias composiciones de Alan Silvestri para¬†Los Vengadores¬†y¬†Forrest Gump¬†y el tema de apertura de¬†Star Wars: El despertar de la Fuerza¬†que John Williams compuso para el retorno a la saga lucasiana fueron muy aplaudidos, aunque si algo tenemos que reprochar del trabajo de los chicos es aqu√≠. Se not√≥ que la partitura de Williams est√° escrita para una sinf√≥nica completa, donde la √©pica rezume en los metales, percusiones y cuerdas. Quiz√° se le queda un poco grande abordar a la OJCC este tipo de trabajos pero, qu√© pu√Īetas, demostrar las agallas para tocarla y que el resultado salga muy decente es la prueba fehaciente de que el trabajo que se est√° haciendo es maravilloso y que ese es el camino, con¬†tempo¬†Allegro molto vivace, que debe seguir transitando la Orquesta Joven Ciudad de Chiclana. A seguir progresando... A seguir cautivando.

Miguel √Āngel Bola√Īos / Fotos: Z√ļh Malheur

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba