LogoFaro500

Menu

El tendedero y la pinza

El tendedero y la pinza

Tras mucho tiempo en silencio hoy me apetecía escribir.

Compañeros, compañeras: Dice el refrán que no hay más sordo que quien no quiere oír y apartasteis las orejas de la calle hace muchos años. Ni ahora es Podemos, ni antes fue IU, sois vosotros y solos vosotros los que estáis hundiendo el barco que Pablo Iglesias, el otro Pablo, el olvidado Pablo capitaneaba.

Reformas laborales lesivas para las clases más humildes, propuestas de patadas en la puerta, privatizaciones de sectores productivos imprescindibles para que las personas no pasen frío y tengan una vida digna, la Ley Boyer, la Ley Solchaga, el voto rogado, la OTAN que de entrada era que no y después fue que hasta las trancas, etc. Y todo esto os duele que se os recuerde, aunque no os dolerá mucho cuando insistís en justificarlo.

Cada vez que habéis traicionado a una parte de vuestros votantes, habéis permitido (si, vosotros), que la derecha más rancia nos atizara con más saña, conculcando derechos que parecían (lo son) fundamentales. Cuando habéis vuelto a ganar, no solo no los habéis recuperado, sino que habéis profundizado en la herida. La última perla fue la modificación del artículo 135 de la Constitución, esa que invocáis por un lado y pisoteáis por otro.

Antes gozasteis del voto útil y, cuando no, del tonto útil. Mil veces critiqué a Izquierda Unida por pactar con vosotros. Mil veces me equivoqué. No eran tontos, simplemente no acertaron a discernir entre su voluntariedad para impulsar políticas de izquierda y el peligro que corrían al hacerlo. Gritasteis “la pinza” y surtió efecto. Ya no podéis volverlo hacer. Ya no hay pinza, ahora tenéis un tendedero donde os vais a quedar colgados porque Podemos, IU, Compromis, las Mareas, ERC, etc., son demasiadas pinzas para intentar colgar una ropa tan sucia mientras nadáis en aguas de la derecha.

Nadie va a hacer que el PP vuelva a gobernar España más que vuestra ceguera interesada. Nadie va a hacer que Rajoy sea presidente más que vuestro apoyo. Os tienden la mano desde las izquierdas y preferís, como en Andalucía, bailar con la derecha suplicando el milagro de que la gente de izquierda vuela a creer en el cuento de Pedro y el lobo. O Pedro y la pinza, qué más da.

Os lo dicen bien claro, aunque no queráis oírlo. Migajas, no; queremos la tarta entera para repartirla. No más paguitas, sino dignidad. No más obediencia ciega a quienes gestionan el dinero, porque ese dinero ganado lo ganan con el sudor ajeno, el sudor de las clases trabajadoras y humildes. Es la economía lo que hay que cambiar para que todo cambie. Nada de limosnas, sino mucho esfuerzo.

Si seguís empecinados en que se apruebe el 10, el 20 el 30% de las propuestas del pacto con Ciudadanos, pues vale. Si son buenas para los más desfavorecidos, adelante. Como contraprestación, os tocará aprobar otras muchas que son igualmente buenas pero rechazando todas aquellas que solo favorecen a los privilegiados.

Os toca decidir. A izquierda o a derecha. O la política que lleváis desde hace lustros, o la política que impulsasteis hace un siglo.

Ya no va a colar, que no. Usáis el tendedero económico a medias con la derecha y os habéis quedado sin pinzas. Nunca las hubo. O cambiáis las elegantes camisas blancas por el mono de faena (iba a decir, pana) o se os va volar la ropa.

Miguel García

PD: A quienes dicen que Podemos (y muchos más) va a votar lo mismo que el PP les bastaría coger el diario de sesiones del Congreso, Senado, Parlamento Andaluz, o de nuestro propio Ayuntamiento. Como dice un conocido político local, “a los hechos me remito”. Aquí y ahora, se vota qué es lo que no queremos. No queremos recortes, no queremos corrupción, no queremos más programas de derechas. Los traiga Agamenón o su porquero.

Modificado por última vez enJueves, 03 Marzo 2016 12:44
Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba